ULM: Convento de Lugano in Teverina

Contacto: Maria Tello 656 71 98 27
Email: mariatello@terra.es

Pasar unas inolvidables vacaciones sumergido en un ambiente de paz y tranquilidad y rodeado de un entorno histórico y paisajístico de gran impacto es posible en un pueblecito italiano de carácter medieval llamado Lugnano in Teverina, situado a 100 Km de Roma y al lado de otras ciudades que bien merecen una visita como Bomarzo, Viterbo, Orbieto, Amelia, etc, etc. En este delicioso pueblo medieval hay un hermoso Convento Franciscano del s.XII, rodeado de un magnifico y extenso parque de encinas que ahora se ha convertido en Residencia Privada y donde se pueden alquilar sus habitaciones. Se trata de una oferta de privado a privado, sin intermediarios, para contribuir a mantener la integridad de este lugar tan especial.
Entrar en el Convento es remontarse muchos años atrás en la historia y encontrarte en un lugar donde todo es paz y armonía. Este lugar ofrece a su visitante no solo la posibilidad de disfrutar de su entorno, sino que además uno se puede relajar en su fantástica piscina o jugar incluso un partido de tenis, escuchando tan solo el ruido del golpe de raqueta.
Además es un punto estratégico desde donde visitar otras ciudades de gran interés histórico, gastronómico y cultural, sin olvidarnos de las numerosas Termas Romanas de agua sulfurea que se pueden encontrar en la zona y donde darse un baño puede resultar un placer extraordinario gracias a las propiedades saludables de estas aguas. Así se recomienda la visita de las Termas de los Papas, el Parque de los Monstruos en Bomarzo, ciudades como Orbieto, Viterbo o Amelia, y las más conocidas Asis, Peruggia y Siena.
En el convento se duerme en antiguas celdas de los monjes, delicadamente restauradas y cuidando al máximo cada detalle con un gusto exquisito para preservar en cierta medida el carácter monacal de esa anterior vida conventual. Todas disponen de baño y pequeña cocina americana, y según el tamaño, son para dos-cuatro personas
Todo esto, junto a la amabilidad de la gente del lugar y su entorno, la rica y variada gastronomía, además de sus grandes vinos y aceite, convierten la estancia en un recuerdo inolvidable.
Maria Tello

6 comentarios:

Anónimo dijo...

bueno bueno que apetecible, organizamos una visita compañeros de viernes?
MariaJo

ana dijo...

pues no parece mala idea...

Anónimo dijo...

A mi me parece genial.
RA

Paloma dijo...

Eso de dormir en celdas de monjes -por muy sofisticada que sea su actual look...-, por lo menos a mi no me convence.
Una celda es una celda. Y que decir del espíritu de los franciscanos flotando en el aire. Me ahogo!!! Nada, yo no me apunto. Muy duro para mi. Jajaja...

Paloma

asm dijo...

Pues yo no tengo ninguna duda en que me encantará ir. Por un lado me mola el planteamiento ascetismo sibarita (tranquilidad en un entorno magnifico con mi piscina, mi pista de tenis y varios pueblos con encanto italianos por descubrir. Si es en vespa mejor que mejor)y por otro conozco a Merche y Bruno y no se me ocurren mejores anfitriones.

ana dijo...

Paloma es lo más! Me troncho!