Yemen, el pais de las mil y una noches

Desde hace unos años, Yemen se ha convertido en un tema habitual en la sección internacional de prensa: terrorismo, secuestros... Hace poco, leía con amargura declaraciones de americanos y británicos sobre la seguridad en Yemen… parecía que estaban cerca de bombardear el país… Espero que no suceda. Y lo deseo de una forma bastante egoísta, ya que lo primero que viene a mi cabeza son las maravillas de Yemen, la ciudad vieja de Sanaa, Shibam... y es que es una belleza y una cultura que todo el mundo debería tener siempre el derecho de disfrutar. Sin embargo, desde hace años el turismo en la región no está recomendado y sólo algunos “arriesgados” pueden disfrutar de las bellezas del país. No voy a convertir el artículo en uno de “política internacional”, pero sí dejar esa reflexión abierta y traer a Viernes las maravillas de Yemen a las que no tenemos acceso.
La ciudad vieja de Sanaa.Su visita todavía no está prohibida y sólo por Sanaa, merece la pena visitar el país. Desde que llegas a la principal puerta de entrada a la ciudad vieja, te das cuenta de que aquello es otro mundo: la fortaleza, sus calles, los mercados, las casas, la ebanistería de puertas y ventanas… todo es delicado, cuidado, como en un cuento de las Mil y una Noches. Pareciera que en algún momento, Sherezade va a aparecer detrás de ti para ofrecerte un té y contarte otra historia más.
Los Hamman de la ciudad, el té, la orfebrería de herencia judía, el olor de las especias en el mercado, la gente con los vestidos típicos que todavía mantienen, cada detalle de la ciudad vieja merece la pena. Dicen que hace años todas las mujeres se vestían con los velos típicos de Yemen y que era un impresionante abanico de colores. Ahora, desgraciadamente, sólo se ven los velos-burkas negros. Recuerdo con ternura y dolor una escena a la entrada de la ciudad vieja: yo estaba con mis cuatro amigas, sentadas en lo alto de la fortaleza haciéndonos fotos, colocándonos los velos de forma más folklórica que necesaria, bromeando... Debajo, en la plaza de la entrada, vimos a cuatro chicas jugando y riendo, las cuatro con los velos negros. Me guardo mis pensamientos, cada uno, que reflexione por él mismo…
¿Un capricho? Un zumo de limón viendo la puesta de Sol desde la terraza uno de los hoteles de la ciudad. La llamada a la oración acompañará ese momento, haciéndolo mágico.
Wadi Dhar o el Palacio de la Roca. Está situado a unos 15 km de Sanaa, es de fácil acceso y de una increíble belleza. Fue construido en lo alto de una enorme roca en 1786 por orden del Imán Mansour Ali Bin Mehdi Abbas. En los años 30 el Imán Yahya Hameed Al-Din añadió las plantas superiores y los anexos y lo utilizó como lugar de descanso. Además de lo impresionante de la construcción en la roca, la belleza de su ebanistería y sus vidrieras con cristales de colores nos trasladan a mundos lejanos. Y este palacio no es una excepción, la mayor parte de las casas de Yemen (aunque no estén en una roca y sean menos suntuosas) son de este estilo rascacielos de las mil y una noches.
Thulla, Kaukaban-Shibam, Al Mawit, Manakhah, Al-Hajjarah. Son pueblos o pequeñas ciudades a menos de un día de distancia de Sanaa. Es una visita fácil y recomendada. Allí podréis apreciar las maravillas del interior de Yemen, sus gentes, sus bailes típicos, la comida, etc. Aprovechad los mercados y la actividad de sus plazas. Cada rincón es un desafío y una “maravilla” a descubrir.
Nos quedan muchos más sitios que visitar: Taiz, recogida por Pasolini en sus películas, capital de Yemen en el siglo III; la isla de Socotra, en el Índico, Patrimonio Natural de la Humanidad, Shibam, considerado “el Manhattan del desierto”, Marib, Aden, etc. Y por ultimo, es imprescindible informar a la Embajada de España en Yemen –os harán sentir como en casa- y escuchar sus recomendaciones. Allí es bastante fácil jugarse la vida y es necesario que alguien con autoridad sepa dónde estáis en cada momento.
Pilar Ponce

5 comentarios:

ASM dijo...

Pilar, un viaje super chulo. Qué envidia !!!! A mi me encantaria ir a Yemen pero me da bastante respeto, hasta el punto de que por ahora está descartado del todo me temo......Las fotos y el video preciosos

ana dijo...

Ayyyy! otro de mis viajes...! Irán, Iraq, Yemen, ¿para cuándo???

Maria dijo...

Impresionante el reportaje, pero efectivamente estoy con Amparo que esos paises dan un poco de miedo visitarlos, por lo menos de momento, aunque por otra parte, también el riesgo tiene su emoción.

María

Susana dijo...

Qué envidia ser tan valiente. Yo no me atrevo, ni siquiera creo que pudiera disfrutar pensando que puede pasar algo en cualquier momento. Enhorabuena y que podamos seguir viajando a través de tus ojos!

JAVIER dijo...

Envidia absoluta!!!