Tropa de élite


Galardonada con el Oso de Oro en el Festival de Berlín, la acción transcurre en Río de Janeiro en 1997. El capitán Nascimento (Wagner Moura) forma parte del BOPE, un destacamento especial de la policía dedicado a combatir el narcotráfico en las favelas de Río de Janeiro. Con su primer hijo a punto de nacer, ha decidido buscarse un sustituto para dejar la primera línea cuando le encargan la misión de "limpiar" la ciudad de traficantes y delincuentes para la visita del Papa Juan Pablo II que ha decidido que quiere pasar la noche cerca de una favela.
Las películas brasileñas me parecen siempre sobrecogedoras, y esta no es una excepción. Es, sin embargo, una película original: no hay niños pobres jugando descalzos al futbol por las calles a ritmo se samba, los delincuentes son delincuentes y no “víctimas de la pobreza”, hay policías corruptos, pero también otros que son honestos, y los narcotraficantes se enriquecen porque hay consumidores de droga de clase media y alta que les financian sus armas de guerra y luego, esos mismos consumidores, organizan manifestaciones por la paz y fundan ONGs en las favelas.
El director Jose Padilha consigue combinar magistralmente el drama con el suspense, la acción y hasta el sentido del humor, para mostrar una realidad implacable que abre la puerta a un debate realmente interesante.
Resulta imposible apartar la mirada ante tal sucesión de acontecimientos atroces que dibujan un paisaje terrible y trágico en el que ningún estrato social, económico o político se salva de su valiente punto de mira, que activamente intenta eludir juicios morales.
Es una película compleja y honesta que se resiste a idealizar el bando de los oprimidos y se empeña en desterrar tópicos y en buscar la perspectiva global de un conflicto que, desde nuestro bienestar primermundista, tanto nos gusta simplificar.
Maria Luisa

1 comentario:

ASM dijo...

La verdad es que no he visto mucho cine brasileño (solo Estacion Central)asi que despues de hablar contigo de la peli y st de leer tu critica, tengo especiales ganas de ver esta peli.
Que bien que algun dia, si nuestra apretada agenda japonesa nos lo permite, vamos a hacer un pase en tu casa.