Man on wire

Director: James Marsh
Guión: James Marsh
Género: Documental
Año: 2008
Reparto: Philippe Petit, Paul McGill, Ardis Campbell, David Demato
El 7 de Agosto de 1974, un joven francés llamado Phillippe Petit, caminó sobre un cable colgado ilegalmente entre las torres gemelas de NuevaYork, entonces los edificios más altos del mundo. Tras una hora caminando por el cable, fue arrestado, examinado psicológicamente y encarcelado antes de ser finalmente liberado.
Creo que esta película es doblemente recomendable. En primer lugar como película documental en sí. El planteamiento del director es muy original. A lo largo del documental se presenta paralelamente la idea de "asaltar" las torres y la construcción de la torres .
En segundo lugar porque la historia de Philippe Petit es la demostración de que los sueños se pueden cumplir. Si quieres algo y lo persigues, lo puedes alcanzar, aunque sea tan descabellado como caminar por las torres gemelas.
Me llamó mucho la atención la historia de amistad o locura colectiva que hay detrás de este proyecto. Como Philippe convence e involucra a sus amigos para que le sigan y el desenlace final de esta amistad.
MMP


3 comentarios:

Dario Rodben dijo...

La película esta bien hecha, bien resuelta visualmente, logra el objetivo de hacer que el espectador simpatice por la causa de Petit. Una causa que a pesar de ser ilegal, no representa ninguna amenaza para nadie. Por lo que resulta reconfortante ver una historia sin violencia, sin maldad. Si nos empeñamos en buscar algún fallo, puede que a la película le falte información sobre la financiación de sus viajes y de sus locuras. Es probable que centrarse en Petit y sus colaboradores haya sido por parte del director una estrategia deliberada, una manera de trasladarnos la idea de que, ante la magia y la ilusión que transmite lo que fue capaz de hacer el funambulista sobre el World Trade Center y otros escenarios, no cabe dejarse vencer por el derrotismo. Por lo que Man on wire, resulta en su conjunto una película muy recomendable. Comparto tu opinión MMP.

Pilar dijo...

A mi me encató la peli. Como el trabajo, y la constancia de las personas pueden hacer que las metas por muy lejanas que parezcan se hacen realidad.
Como Rodben, pienso que está muy bien hecha y logra mantener la tensión del espectador a pesar de que el final es conocido.
Me gusta el formato documental.
La música es genial y pienso que muy bien adaptada a las escenas.
Creo que es una peli para ver, y para ver en el cine, si todas lo son, esta más, porque la fotografía es genial cuando el prota cruza por los cables tensados en Australia y NY.
La pasión de Petit en su empeño, te carga las pilas.

Pilar.

Monica dijo...

Al hilo de los comentarios de Pilar y Dario, incluir la crítica que la revista notodo.com hace de la pelí:

Pocas hazañas del género humano reúnen las cualidades de ser arriesgadas, exquisitamente bellas y, al mismo tiempo, ilegales.
La tercera película de James Marsh es un cuento contemporáneo de riesgo, destino y amor, con el ingrediente de la verosimilitud. Y es que esto ¡sucedió! Y lo cuentan sus protagonistas. Nada sería lo mismo sin el relato del propio Petit y sus compinches, la emoción que traspasa sus palabras recordando aquel episodio, muy cercano a una de esas películas de “gran golpe”, aunque todo lo que pensaban robar era el cielo, durante un rato, a los neoyorquinos. Concisa, contenida y equilibrada, los preciosos metros de cinta original de la época que jalonan la reconstrucción, junto con una selección musical que incluye a Nyman, Vaughan Williams o Satie, hacen de esta película un imprescindible de la temporada, y por eso será que se llevó el Oscar a la Mejor Película Documental. Man on Wire nos hace ser testigos de la potencia de un solo ser humano, movido únicamente por su pasión. Bien vale recordar que, antes de desplomarse, las Torres Gemelas fueron conquistadas por un hombre, sin daño alguno.

MMP