NYC

Recuerdo cuando Nueva York estaba muy lejos. Cuando Nueva York era Jesús Hermida... Desde entonces han pasado muchos años. Y aunque tengo que aceptar que los continentes no se han acercado físicamente, hay más vuelos, yo he crecido y he podido ir unas cuantas veces a la única ciudad de Estados Unidos (y una de las pocas de nuestro primer mundo) que me atrae irrefrenablemente. Lo que tiene de bueno y de malo NY es que nos gusta a todos. A culturetillas y fashionists, a proeuropeos y proamericanos, intrépidos y conservadores, a buscadores de museos y consumistas desmedidos. NY cambia y nosotros cambiamos. Ahora se defiende el Greenwich Village y todavía recuerdo la primera vez que entré en Limelight (que entonces era la discoteca más famosa del mundo). Nos gusta NY con buen tiempo porque puedes disfrutar Central Park, pero aunque sea el sitio dónde he pasado más frío en mi vida, no cambio el encanto de NY nevado. He visitado las Naciones Unidas y el Puente de Brooklyn, pude subir al World Trade Center antes de que desapareciera y he visto el Guggenheim verdadero, el de Wright. Pero ahora ya sé cuál es mi sitio en NYC y no pertenece a las tendencias ni a la arquitectura moderna. El templo de la pintura, el Sancta Sanctorum de la belleza, es un palacete de la 5ª a la altura de Central Park. Alberga la Frick Collection que es la concentración de obras de arte más exquisita que he visto en mi vida. Ahora siempre quiero volver allí.
Ana Ruiz

11 comentarios:

Marta dijo...

Soy una fan empedernida de NY. He ido un montón de veces, la primera vez sin un duro, tuve que dormir en el YMCA de la 42. Ahora espero que mi hija sea un poquito mayor para ir con ella. Siempre es distinta y siempre es igual pero sobretodo a mi me da una energía tremenda. Como si me conectaran a una batería. Será la polución?

Anónimo dijo...

Qué chula la presentación¡¡..muchas gracias.
Yo también he tenido la suerte de visitar varias veces NY y cuando me voy tengo la sensación de que me he dejado muchas cosas sin ver, sin hacer, sin comprar... me voy pensando en que tengo que volver.
y cuando vuelva que tiene que ser para quedarme una temporada y vivir allí...lo seguiré intentando.
la próxima vez no dejaré de visitar la frick.

E. Marsh dijo...

Sí! es energía!

Anónimo dijo...

Me encanta NYC por absolutamente todo, hasta por lo malo que tiene. Me quedan tantas cosas por ver allí que no me va a dar tiempo con ir cada 6 meses...
Fui el mes pasado y volví llena de energía y relax, además desconecté en 6 dias más que en 2 semanas de playa, y eso que me encanta la playa, pero no sé qué tiene esa ciudad que como dice Ana Ruiz nos gusta a todos.
Yo tampoco dejaré de visitar la Frick collection cuando vuelva.
Muy chulo el video y el texto.
Gracias a los currantes.
Ra

Ana V dijo...

Qué buena recomendación la Frick!, yo añadiría también la Pierpont Morgan Library. Dos museos poco visitados, que son residencia de grandes obras y un ejemplo del mecenazgo americano del arte europeo.
Por trabajo me ha tocado viajar a menudo a NY y para mí es la ciudad de los tontos...(que conste que al haber vivido allí un año y medio me incluyo entre ellos), pero es que no entiendo cómo tanta gente vive y trabaja en un lugar tan sumamente inhóspito como éste, solamente tienen 3 meses al año en el que se puede estar en la calle sin congelarse o achicharrarse.
En mis últimos viajes, además he advertido una cosa, la ciudad paradigma del modernismo se ha quedado vieja.
Todo el mundo debería viajar al menos una vez a NY, pero entendiendo que hasta para las grandes moles de acero y hormigón, el tiempo pasa.

ana dijo...

Ole por la Morgan! Fully agree! Magnífica! Aunque, ¿de verdad crees que se le ha pasado el tiempo a NY? Para mí sigue siendo LA CIUDAD

Anónimo dijo...

Yo estuve en NYC por primera vez en septiembre del año pasado y me encantó la ciudad, creo que me gustó todo, sus edificios interminables, las amplias avenidas, la amabilidad de la gente, Central Park... en fin, estoy deseando volver este año, como dice Ra volvería cada 6 meses. Me ha encantado la presentación, en realidad se me ha hecho corta...

fatima dijo...

Los siento, debo de ser un bicho raro pero a mi no me gustó NY y uno de los pocos motivos para regresar sería poder volver a disfrutar de la Frick collection, apasionante, sorprendente... así que me encanta tu recomendación

Anónimo dijo...

Un siglo después contesto...sorry; No sé si se le ha pasado el momento o si con una ligera puesta a punto retomaría su esplendor. Pero siento que sus infraestructuras están viejas, ya no es una ciudad cómoda y menos para sus habitantes. Sí, puede que se le haya pasado el momento, aunque como Ana también pienso que siempre será icono de LA GRAN CIUDAD, pero es que la veteranía es un grado.

Begoña ( gabi) dijo...

Si la Frick!! Muy buena recomendacion.. Otra es poder disfrutar de opera - montajes gratuitos del MET- al aire libre un dia de verano en Central Park mientras atardece y baja el calor, disfrutando sobre un mantel de cuadros extendido en la hierba, com una buena cesta de merienda y rodeado de buenos amigos tambien emigrados de otras partes del mundo como la gran mayoria de los habitantes de NYC...mi mejor amiga alli es una medica huida de Uzbekistan, una persona excepcional con una historia personal digna de novela... En mi opinion el encanto de NYC es el de sus habitantes, sus luchadores emigrantes entre los que uno nunca se siente extraño...NYC como ciudad para vivir es dura, sucia, infestada de roedores hasts en las avenidad mas lujosas - propia experiencia- Vivir una temporada en ella una experiencia mas que recomendable y ooder volver cada xierto timepo..Convertirla en el hogar de uno es otro tema...
A

Ana dijo...

Pues como ha pasado "cierto tiempo" me toca volver... Y me hace una ilusión... Aunque estoy de acuerdo con Gabi, en que lo de los roedores puede convertirse en pesadilla. Para mí lo fue!