Berlin

Berlín se ha convertido en los últimos años en un destino turístico muy popular, pero para mi ha sido mucho más, ha sido mi hogar durante 3 años. La primera vez que visité la ciudad en el 2001 fui como turista y para ver a un viejo amigo. Entonces, nunca hubiera imaginado que volvería para pasar una muy larga temporada. Y Berlín no decepciona ni como turista ni como habitante. A los innumerables atractivos turísticos de la ciudad y a la gran oferta cultural hay que añadir que la ciudad tiene personalidad y está en constante evolución. Quizás esto tenga que ver con el dinamismo de su población que es muy joven, comparada con el resto de las ciudades alemanas y con su multiculturalidad. Existe un elevado número de inmigrantes procedentes de diferentes países, pero especialmente de Turquía y de Rusia que ya tienen sus propios barrios: el turco de Kreuzberg y el ruso de Charlottenburg, también conocido como Charlottengrad.
Berlín es una ciudad baqueteada por la historia. Fue prácticamente arrasada al final de la Segunda Guerra Mundial y posteriormente dividida y sus habitantes separados con el levantamiento del muro en agosto de 1961. El muro ha desaparecido físicamente, pero no en la mente de muchos berlineses y esto uno no lo percibe al llegar, si no con el tiempo. Los berlineses que tras la división de la ciudad quedaron en la parte perteneciente a la RFA no suelen dejar sus barrios en la zona oeste ni siquiera para hacer las compras y los nuevos distritos, como el de Mitte, que pertenecían a la extinta RDA están habitados en su mayoría por extranjeros o alemanes procedentes de otras ciudades. Por eso se habla de dos centros de la ciudad: Mitte en el este y KuDam en el oeste. A esto hay que añadir el que la región que rodea a Berlín, Brandenburgo está muy poco poblada y en declive económico. Como consecuencia, uno tiene un poco la sensación de vivir en una isla y quizás esto ha influido en el carácter de la gente que resulta un poco hosca, demasiado directa, pero con mucho sentido del humor. El berlines es animado y esto se ve reflejado en la intensa vida nocturna (hay marcha hasta en el transporte publico que por cierto es fantástico, aunque algo sucio), en las actividades al aire libre en los numerosos y maravillosos parques, bosques, lagos y canales de la ciudad. La ciudad ofrece una buena calidad de vida a pesar del elevado desempleo y la gente gusta de un estilo de vida liberal y tranquilo con su peculiar “Zeitgeist” o forma del ver el mundo.
La oferta gastronómica berlinesa es muy variada, como corresponde a una ciudad tan multicultural, pero uno no puede marcharse sin probar dos de las especialidades de la ciudad, tremendamente baratas: el Currywurst, al parecer inventado por un ama de casa en los años treinta y el Döner Kebap, inventado por la población inmigrante turca que se estableció en los años sesenta y que luego exportarían a Turquía. Hasta el antiguo canciller alemán Schröder se confesaba incondicional del Currywurst y el famoso cantautor Herbert Grönemeyer le ha dedicado una de sus canciones. Tanta devoción para una simple salchicha con mucho ketchup y curry. Pero así es Berlín. Appetit auf Currywurst?.
Marta Pimentel

12 comentarios:

asm dijo...

Estuve en Berlin por estas fechas hace dos años y tuve la suerte de que Marta todavia vivía allí. Por cierto, como se llamaba el sitio al que nos llevaste a cenar? Nunca recuerdo el nombre para recomendarselo a los que visitan Berlin.
Algunos de los mejores museos del mundo, mercados navideños, shopping, marcha nocturna, historia, sobretodo mucha historia pero tb vanguardia son parte de los atractivos de una ciudad que se ha levantado tantas veces como ha caído.
Pienso volver. Como dicen Marta y Daniel ahora mismo es la ciudad europea mas dinámica, en cambio constante. De esas que "visitas" la primera vez y luego lo que quieres es regresar para "vivirla".

Marta dijo...

La selección de fotos y la música me han encantado. Me ha entrado una melancolía...

El restaurante se llama StäV, (Ständige Vertretung) y está al lado de la estación de Friedrichstrasse. El sitio es curioso porque el nombre significa Representación Permanente y se refiere a las representaciones que abrieron en Bonn y en Berlin Este la RDA y la RFA en los años 70, ya que no podían tener Embajadas. Cuando tras la reunificación se decidió trasladar la capital de Bonn a Berlín, muchos empleados del gobierno no estaban de acuerdo. Este pub-restaurante se abrió para los nostálgicos que hasta celebran el carnaval. Las paredes están llenas de historia y la cocina es la típica de la zona del Rhin. Está siempre lleno pero tiene la ventaja de que te puedes acoplar en una mesa con otra gente y esto era lo que me encantaba. He conocido a un montón de gente. Y es que la cerveza une mucho!

Anónimo dijo...

Despues de leer esta entrada, ver las fotos y escuchr la musica, ya se donde voy a viajar en 2009. Gracias, Marta. Manuel

Daniel H dijo...

Es una ciudad que he visitado tres veces (la última, por cierto, coincidí con una colaboradora de Viernes que se pasó casi todo el rato encerrada en la habitación del hotel preparando una comunicación y digiriendo un catarrazo :-)

Para mi tiene un encanto especial y me parece la ciudad más interesante de las que conozco: por la vitalidad, por la historia, por su simbolismo, por su modernidad...

Un acierto, Marta y Amparo, por traerla hasta Viernes. Y muy buena la galería de fotos.

Daniel Huerga

Paloma dijo...

Marta, Marta. No has dicho nada del terrible frio que hace en Berlín...

ana dijo...

Un misterio saber cómo ha leido Amparo el día 7 el comentario de Daniel del 9...

asm dijo...

Ana, no te puedes imaginar los blogs qué de misterios tienen..:-)))
A veces, incluso, hasta vida propia.

melé dijo...

Desde hace un par de años estoy pensando en visitar la ciudad, por lo que dicen los amigos que han estado y ahora lo que nos cuenta Marta, vale la pena escaparse a Belin.

Melé.

Anónimo dijo...

Amparo: le expliqué a Ana el misterio. Te lo cuento para que no te hagas la interesante con ella, porque a lo mejor te toma el pelo :-)

Daniel

Anónimo dijo...

He visitado Berlin en una ocasión y me encantó. Es una ciudad muy interesante con unos museos alucinantes. Marta ha reflejado perfectamente la idea que tengo yo de Berlin y los Berlineses.
ÁTIMO

Anónimo dijo...

Ahora que voy yo a Berlin...no podeis recomendar algo mas a parte del restaurante StäV, al que pienso ir.
Gracias y besos,
Soniapt

ps, y por qué no aparece en etiquetas berlin?

viernes dijo...

No hay etiqueta Berlin porque las etiquetas van por paises, excepto para España que van por provincias o islas y Astorga que es una etiqueta independiente.
Para buscar Berlin habria que ir a la etiqueta Alemania. He tenido que agruparlas porque si no, sería una lista de etiquetas interminable.