Speaker´s Corner: Shodo

Estoy aprendiendo a escribir.
He iniciado el camino de la escritura.
Así llaman los japoneses a esto: SHO-DO (El sufijo DO en japonés significa camino o sendero, como en JuDO, KenDO y otras artes).
Japón adoptó la forma de escritura china en la que cada palabra es un ideograma (kanji), de forma que al escribir una palabra la están dibujando a la vez, y al leerla están “viendo” su significado.
Así es que esta actividad cotidiana, aprender a escribir, se acaba convirtiendo en un arte que requiere tanto la implicación del que escribe, como si el pincel fuera la prolongación de uno mismo, y el trazo, que debe de ser continuo y sin correcciones, reflejara el estado de ánimo del que escribe, sus emociones íntimas, su personalidad, su espíritu…
En fin, un arte que no solo persigue una finalidad estética sino la expresión de una emoción íntima…
Yo empecé con esto hace 2 años y sigo sin entender una sola palabra, soy capaz de explicarlo, sí, pero ver, lo que se dice ver, yo nunca veo nada.
Mi profesora insiste en hablarme del significado de lo que escribo, de la importancia de cada trazo, de la importancia del color de la tinta, que se consigue añadiendo más o menos agua, de la importancia del tipo de papel, más áspero o suave, de la importancia del silencio o de mi estado de ánimo… y yo sigo gastando más y más papel, más y más tinta, más y más energía repitiendo el mismo kanji una y otra vez…
Y ella: que si a esto le falta sentimiento, o le sobra, o este me parece aburrido o tiene demasiado “baile”, o que por qué has cambiado de estilo de repente...
Hasta que un día, por fin… lo ve…lo entiende y me dice ¡Lo hiciste!
Yo noto que le está gustando por la forma como respira mientras lo mira, como si le faltara el aire y recuperara el aliento al acabar el último trazo…
Y yo sigo sin entender nada de nada, ni por qué tantos de mis kanjis acaban en la basura y sólo unos pocos son dignos de ser enmarcados y contemplados…
Así llevo una “paz”, una “flor”, un “camino”, un “sueño”, una “energía”, un “volar”… un “nada” que significa todo… Varios de ellos orgullosamente expuestos en casa de mis amigos.
En mi última clase empecé un nuevo proyecto: kokoro, que significa corazón, mente...
Mi "sensei" lo dice así de fácil, como si yo tuviera que entender que corazón y mente son la misma cosa... y no profundizo en esta patada a la filosofía occidental…porque, total, puestos a no entender….
Ella me enseñó como escribirlo y me mandó a practicar…
Yo normalmente tardo 5 ó 6 días de clase en hacerlo como a ella le gusta, hasta que la oigo respirar de esa manera….
Así es que cuando esta vez le enseñé mis 3 primeros "borradores" y oí ¡Lo hiciste! casi me muero... ella se emocionó con lo rápido que capté el sentido, el significado, el espíritu...
Y... ¿Sabes qué? estoy de acuerdo... por primera vez desde que hago shodo lo vi.
En este kanji yo veo el corazón, lo veo, veo los ventrículos, las aurículas, la arteria aorta, la vena cava, veo la sangre fluir...
Se lo conté a ella y no entendió nada...
En fin...a ver que veis.
Me pareció una perla cultural, así es que lo quiero compartir con vosotros.
Ella se llama Noriko.
Mª Luisa Diez

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bonito e interesante. Ojalá pudiera aprender Shodo aquí en Madrid pero por más que miro el kokoro no consigo ver ningún corazón y eso que algo entiendo de anatomía....tal vez dentro de 4 ó 5días.....

Marta

Anónimo dijo...

Te imagino hablando con Noriko... De verdad eres capaz de transmitir la ilusión que pones en todo a los demás.
Me ha encantado.

Ra.

ASM dijo...

Kokoro ha viajado de Kobe a Madrid y se va a quedar en mi casa. Un regalo de lo mas especial. Y es que hacer viernes tiene muchas satisfaciones. Esta es un magnifico ejemplo.
Gracias.

Eva dijo...

No había tenido la ocasión de leerlo y ha conseguido ponerme la piel de gallina... Precioso...

ana dijo...

Y yo, lo he leido muchas veces y me sigue emocionando...