Cuaderno de Bitacora: Barajas el dia de la nevada

Pues yo volaba el día 9, pero no volé.
Nos costó llegar al aeropuerto en taxi, a nuestro paso veíamos coches que se salían de la carretera y a algunas conductoras (¡claro!) llorando porque no podían manejar el coche en la nieve... Jaime hacía fotos con la cámara nueva que le trajeron los Reyes...
Nos hicieron bajar del avión cuando ya estaba a punto de despegar y me obligaron a recoger mis 120 kilos de equipaje (60 serían entre Ducados y jamón), que unido a mis 3 niños, 3 mochilas 2 peluches y una guitarra (los Reyes fueron generosos) hacían de mí una estampa lamentable...
Conseguí llegar al mostrador de KLM cuando la cola era solo de 4 personas y después de una hora conseguí un viaje para las 6 de la mañana (como me casé con un pijo, volábamos en Business y me trataron como a una reina...), en la cola me entrevistaron los de Europa Press, pero creo que no me sacaron en la tele, porque yo tenía cara de estar encantada, de salir en la tele, de decir que vivo en Japón y hasta de quedarme un día mas en Madrid(!), y en el telediario sacaron solo gente que se quejaba mucho (se notaba que no vivían en Japón... y que no conocen Madrid...) aunque sí sacaron a mis niños tirándose bolas de nieve a la entrada de la terminal...
Así es que metí mi equipaje en la consigna del aeropuerto gracias a la ayuda de una empleada que me miró y me dijo: "es que me das una pena...", aunque no consintió en meter a los niños con las maletas...
Nos volvimos a casa en metro, nos fuimos a las rebajas a comprar unas pocas cosas innecesarias mas y merendamos chocolate con churros.
Vi a todo el mundo muy estresado en los telediarios y los de KLM en Holanda me decían que no sabían que hubiera ningún problema con mi vuelo... los holandeses son casi tan optimistas como yo...
En fin, AENA aprieta pero Dios no deja que nos ahogue, y además me regaló un día mas en Madrid.
Mª Luisa

10 comentarios:

Maria Luisa dijo...

Pues esto era un email espontáneo e inocente y Amparo se empeñó en llamarlo “cuaderno de bitácora” y colgarlo aquí.
A mí me pareció fatal, pero es que yo, a Amparo, se lo consiento todo.
Aunque intentaré no volver a ser tan frívola, insolidaria y políticamente incorrecta (no profundizaré sobre contrabando), y sobre todo no volveré a llamar “pijo” a mi marido ni en público ni en privado…
Pero no sé si podré de dejar de ser optimista...
En fin. Un abrazo para los que tuvieron que dormir en el suelo del aeropuerto.
Amparo, ya sabes que “t’estimo”.
María Luisa

ana dijo...

Pues yo se lo agradezco a Amparo, porque me ha encantado. Yo volaba unos días después y todavía se sufrían los efectos de la "catástrofe". Pero es verdad que no siempre que hay un problema sea un problema para todo el mundo (aunque haya gente que se empeñe en sufrirlo así) y me ha divertido ver que alguien es capaz de no enfadarse cuando le trastorna la vida pero no le va la vida en ello. Ay! cuánto admiro a los optimistas!

Anónimo dijo...

Me ha encantado!!!, muchas gracias por compartir el mail, porque para los que no nos tomamos las cosas tan bien, es un ejemplo. Mientras lo leía, me imaginaba en la misma situación y me veía empotrando la guitarra en el mostrador de KLM, por lo que ninguna azafata me hubiera ayudado a guardar nada en consigna y menos a consolar al peque que dejé sin guitarra... Por supuesto no hubiera podido comprarme nada en las rebajas porque seguiría gritando de mostrador en mostrador rellenando recursos y hojas de reclamaciones. Y eso sí, dado los requisitos para salir en la tele, ahora sería conocida como la pirómana de la T4...
Creo que voy a intentar parecerme a ti es más sano y rentable!!! (como no nos conocemos manda de vez en cuando más mails, please!!). Ana Vico

ASM dijo...

Ya sabía yo que tu relato del regreso a Japón el día de la nevada iba a ser celebrado por los lectores de viernes de la misma manera que me encantó a mi.
Además de divertido es todo un manual de como sacar provecho a un contratiempo y a mi, que como sabes, ultimamente estoy aprendiendo a practicar la filosofia 10/90, me pareció imprescindible, previa autorización tuya, compartir tu mail con los amigos de viernes.
Jo també t´estimo mol. Petons.

RA dijo...

Yo reconozco que haría como Ana VIco: empotraría la guitarra en la pared y mucho más...pero tb reconozco que estaría encantada de contarlo en la TV, de decir que vivía en Japón (me acuerdo cuando en Amsterdam nos preguntaron donde vivíamos y yo dije que en Madrid y tú : "Yo en Japón" y todos exclamaron Ohhh!!!) y de ir de rebajas incluso sin tener que salir de la T4.
Un beso M.LU y sigue tan optimista .
RA

Anónimo dijo...

Viva el optimismo!!! la verdad es que siempre te recuerdo con una sonrisa en la cara...y tus hijos por lo que veo en las fotos que mandas tienen la misma sonrisa, con permiso de su señor padre.
A ver si en el proximo viaje a tu ciudad natal nos podemos ver y hacemos esa cena de "niñas".
Mua!!!
MartaG.

Laura dijo...

Totalmente de acuerdo con wel 10/90. La actitud con la que nos enfrentamos a la situación convierte un "problema horrible" en un "contratiempo del que sacar provecho".
¡viva el optimismo!

Pato dijo...

Mª Luisa eres una crack. Este correo espontaneo es de lo mejor que he leido en los últimos tiempos: me he reido y he pasado un rato buenisimo. Sacarle partido y disfrutar de situaciones dificiles es un don. Disfruta del jamón y de los regalos de Reyes en Japón, te lo mereces. Y que viva la frivolidad de vez en cuando, porque tanta seriedad es de un aburrido que deprime. Gracias, por las risas que me he echado.

ana dijo...

Claro que Pato es la única persona que conozco que habría hecho lo mismo y en quién estaba pensando cuando dije que me encanta la gente optimista (o positiva, o como se diga!...).
Cuánto tenemos que aprender de vosotras (algunas...)

Susana dijo...

Impresionante!!! Hasta la forma de contarlo es calmada... No sé cómo se puede conseguir ser así, pero si me das la receta lo intentaré! Me ha encantado la anécdota, gracias Amparo por publicarla... y gracias a Mª Luisa por ser así. A ver si conincidimos y se me pega algo!!!